Pensar con los pies

Alfonso Martínez Franco

Si nos preguntamos qué tienen de común la práctica de la mayoría de los deportes quizás lo más significativo sea el uso de los pies. El deportista sabe que no se puede alcanzar un rendimiento deportivo óptimo sin una salud en el mejor estado, y ésta pasa ineludiblemente por los pies, ya que cualquier alteración en ellos por pequeña que parezca puede disminuir su rendimiento deportivo.

La actuación podológica en deporte tiene uno de sus pilares en la prevención y ésta, como la planificación deportiva, no puede ser improvisada, por lo que daré unos pasos básicos a seguir:

En la pretemporada:

* Realizar un estudio biomecánico.

*Aplicación de tratamiento ortopodológico mediante soportes plantares a medida y específicos a cada deporte, en varios supuestos:

– Tratamiento deducido de las exploraciones y estudios biomecánicos.

– Sustitución de soportes plantares antiguos y deteriorados.

– En prevención de recidivas.

– Como prevención de lesiones en los practicantes de disciplinas propensas a éstas.

* Tratamientos de lesiones típicas de la reanudación de la práctica tras un periodo de inactividad, la acomodación al calzado nuevo, a los cambios de superficie…

* Aconsejar sobre el tipo de calzado más adecuado que conjugue el tipo de pie y la especialidad deportiva.

 

Durante la temporada, además de lo aplicado en pretemporada, debemos hacer hincapié en:

* Revisiones indicadas por el podólogo.

* Diagnóstico y tratamiento de lesiones podológicas derivadas de la práctica.

 

Pero el deportista también tiene a su alcance una batería de medidas preventivas y de actuación fáciles de llevar a cabo, y que son de su responsabilidad. A continuación detallamos unos pasos que por ser básicos no son menos importantes que la actuación del profesional podólogo:

– Acudir al podólogo para el tratamiento periódico de las lesiones que lo necesiten. Si ha de acudir a consultar un problema antes de la competición, hacerlo varios días antes.

– Las uñas deben tener un corte recto y que garantice no producir fricciones que hieran los dedos adyacentes. No dejarlas largas para evitar traumatismos innecesarios con el calzado.

– Aseo con jabón neutro, prestando especial atención al secado interdigital en prevención de micosis.

– Uso de zapatillas en los vestuarios, duchas y piscinas, que actúen de barrera ante lesiones y contagio de verrugas plantares, micosis…

– No realizar pediluvios con agua caliente, ni aplicarse crema hidratante antes de la realización de la actividad a fin de evitar la aparición de flictenas.

– Seguir los consejos podológicos para tratar la hiperhidrosis en los casos en que sea necesario.

– Un calcetín adecuado no tendrá costuras que facilite lesiones, la disposición de sus fibras se adecuarán a las líneas de tensión y de torsión del pie, y su composición no aumentará la sudoración.

 

El calzado merece una atención detallada:

* Se buscará una forma que se ajuste a la morfología del pie, adecuada a la longitud, anchura, fórmula digital y metatarsal, no provocando roces ni espacios inadecuados.

* La adquisición debe hacerse en las últimas horas de la tarde, y se probará con el calcetín con el que se hará uso.

* Debe ser el indicado para la especialidad practicada, al terreno y a las condiciones ambientales.

* Los materiales garantizarán resistencia y amortiguación, protegerán de lesiones, permitirán una transpiración adecuada, y pesarán lo menos posible.

* No estrenar nunca el calzado el día de la competición, ni usar como calzado de calle el que dedicamos a la práctica deportiva.

* La vida del calzado es limitada, no se debe hacer sobre uso que faciliten lesiones, por eso lo recomendado es usar dos pares de forma habitual para que en el momento de la sustitución de uno de ellos la adaptación del nuevo al pie sea de forma progresiva, ya que disponemos de otro par de apoyo.

 

Estos pasos se podrán llevar a cabo siempre que no haya ninguna duda o complicación, momento en el que habría que acudir al profesional.

La asistencia del pie en deporte está más que justificada y ello se traduce actualmente en la incorporación del podólogo a los equipos médicos deportivos multidisciplinares que asesoran o forman parte de los clubes, pero el deportista debe tener conciencia de la relevancia de una salud podológica en condiciones, y cómo influye directamente en su rendimiento. Por tu interés aprende a pensar con los pies.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu propio sitio.
.

Dejar un comentario

You must be Identificado to post a comment.